Páginas vistas en total

jueves, 18 de noviembre de 2010

3º.Él.Ella.Ella.Él.

Él quiso decirle que sí lo entendía pero que era incapaz de decir algo por su cobardía. Tal vez temía que eso no saliera bien, o simplemente, miedo del propio amor tan grande que le tenía.
Que la quería, eso lo podía ocultar, pero no negar.
Suspiró sin saber que decir en ese momento. Colocó una mano en el hombro de ella, y no sintió rechazo por su parte, sólo sintió que ella se ponía rígida.

  ----------------------------------------------------------------------------------

Él no sentía nada por ella, seguro. A lo mejor él no quería decirle nada para no herirla.
Estaba cerca, tan cerca que ella sintió su suspiro cansado en su clavícula.
Tenía que asumirlo por si misma, porque sabia que si oía esas palabras salir de su boca, terminaría mucho peor a como se encontraba en ese momento. Se estremeció al sentir la mano de él sobre su hombro, y se quedó sin respiración.



LA SALA SE SUMIÓ EN UN INMENSO SILENCIO.
Ella miraba al suelo, intentando no pensar en la mano de él sobre su piel, y en su aliento en su cuello.
Él miraba donde estaba su mano, descubriendo la fina y caliente piel de su amiga bajo sus dedos.

-Claro que lo entiendo.

Dijo él, sorprendiéndose a si mismo, y a ella, quien levantó la cabeza y lo miró a los ojos.



4 comentarios:

  1. ¡Hermoso! *_*
    No hay mejor consuelo que tener a la persona que más quieres y necesitas a tu lado. Por fin recibe las palabras que tanto se necesitan en un momento así.

    ResponderEliminar
  2. um.. sí, sí, hahha a ver que pasará luego, no? hahahahaha

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, esta entrada es muy bonita! :)

    ResponderEliminar

Granos de Fantasía