Páginas vistas en total

domingo, 9 de enero de 2011

Él.Ella.Ella.Él. -FIN-

Sin pararse a pensar, pasó su lengua por entre los carnosos labios, lamiéndolos, y entró en su cálida boca.
Sus brazos y manos la rodeaban, se había vuelto más posesivo, necesitaba sentirla tan pegada a él como pudiera, quería sentir su fina piel contra la suya.   
Sabía muy bien lo que hacía, lo que sentía, la quería, la amaba, quería demostrárselo; tal vez eso la ayudara, deseaba que lo creyera.
                        
                                -------------------------------------------------------------------

Sintiéndose en el claro cielo, se estremeció cuando su lengua la tocó por primera vez y luego la hacía desquiciarse. Él la rozaba, buscaba piel desnuda entre sus ropas, quería tocarla, ella lo sentía.
Deseo deshacerse entre sus brazos, necesitaba algo que le dijera que no era un sueño, que lo que estaba pasando era tan real como su amor por él; quería escuchar unas palabras que parecían imposibles, hasta aquel momento.





-Te quiero.. - Susurró él en su boca, sujetandola fuertemente contra sí.
-No te creo.. -Dijo ella; no es que no lo creyera a él, es que no se creía que esa situación no formara parte de su imaginación.
-Te quiero.. - Volvió a susurrar él, esta vez, contra su oreja- Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero.. - la beso de nuevo; él con los ojos abiertos y ella con los ojos cerrado; sintió que una lágrima caía por la mejilla de la chica - ¿Sigues creyendo que esto es un sueño?
-Sí -Susurró ella.
-Entonces, tal vez tenga que hacer algo más que besarte para hacerte despertar -Dijo él con una sonrisa pícara, mientras primero mordía su oreja y luego sus labios. Y ella abrió los ojos.



            
Creeme, por favor, creeme.. ; suplicaba él en su mente. Todo lo que él necesitaba era ella, y era un idiota por no haberse dado cuenta antes. Quería abrazarla, besarla, no separarse nunca de ella, y se lo demostraría, tuviera que hacer, lo que tuviera que hacer. La sentía temblar otra vez, pensaba que iba a llorar.

                             ----------------------------------------------------------------------
Debería de empezar a creer en sus palabras. Sólo quería seguir entre sus brazos, sintiendo sus labios, escuchándolo, necesitaba estar cerca de él, sólo lo necesitaba a él para vivir. Sólo el podría curar sus heridas más internas, las heridas que él antes no curaba, y que ahora en dos minutos, había hecho desaparecer.




-Deja de temblar, no llores, que me matas.. - Le dijo mientras le apartaba el cabello del rostro.
-Nunca te haría algo así.. - Susurro ella, mirándolo a los ojos.
-Entonces prometeme que nunca más te encontraré como te he encontrado esta noche. -Juntó su nariz con la de ella.
-Lo haré, cuando tu prometas que nunca más te irás de mi lado, que nunca más desaparecerás. -Y tiro de él hacia sí, para besar su sonrisa; para mostrarle lo que llevaba reprimiendo desde hacía mucho tiempo, al igual que él.
Para juntos, cumplir sus promesas.


FIN

sábado, 8 de enero de 2011

Gattaca.

"Yo sólo te di mi cuerpo, tú me diste tu sueño"


"Para haber luchado tanto por salir de este planeta, me está costando mucho dejarlo. Aunque dicen que cada molécula de nuestro cuerpo perteneció alguna vez a una estrella. Quizá no me esté yendo. Quizá este volviendo a casa."